Categoría | Trazados

Conclusiones del H:. Cap:. sobre los trabajos logiales

“…Q:.H:. Capellán, os agradeceré vuestra conclusiones sobre los trabajos realizados …”

“…V:.M:. Los trabajos han sido Justos, Perfectos, Regulares y estoy por su aprobación ”

¿Por qué el Q:.H:. Capellán, al concluir los trabajos, responde al V:. M:. Que los trabajos han sido Justos, Perfectos , Regulares? He aquí la explicación del por qué:

1. Son justos, por la presencia del volumen de la ley sagrada colocado en el centro del altar, como una de las tres grandes luces de la francmasonería.

2. Son perfectos, por la presencia de siete o mas hermanos; puede estar compuesta por el V:.M:., dos VV:., dos CC:. y dos AA:.

3. Son regulares, porque se cuenta con la carta constituida expedida por la Gran Logia del Perú, que legitima y regulariza los trabajos.

Tratare de interiorizarme en el profundo contenido moral y espiritual de estos conceptos, ampliándolos y tratando de justificarlos.

I. “JUSTOS”

De inmediato lo asociamos con la presencia de la Biblia en representación del volumen de la ley sagrada , la presencia de la Biblia o de cualquier otro libro de escritura sagrada, que contenga de alguna manera, la voluntad suprema o la ley suprema, la palabra divina o la luz revelada del G:. A:. D:. U:. Es solo un símbolo en la logia

Debemos tener presente que la francmasonería no es propiedad de ninguna religión en particular; y que ella no ha establecido nunca que la Biblia es el símbolo exclusivo de la ley sagrada, hay otros libros, como el Coran, los Sutras, el Veda Rig, el Zendavesta que también contienen leyes y preceptos similares y con todo derecho puede ser utilizados como símbolo del volumen de la ley sagrada.

Lógicamente, para muchos de nosotros, mayoritariamente cristianos, la Biblia es la mejor representación simbólica del volumen de la ley sagrada ella entre otras cosas, contiene el mandamiento de no hacer a los demás lo que queremos que ellos no hagan con nosotros mandamiento conocido como la regla de oro de la masonería y también porque una gran parte de la constitución de la masonería moderna esta basada sobre la Biblia.

Querámosla o no, los francmasones tenemos que reconocer la existencia de una ley sagrada que rige el universo. Nadie puede negar que hay fuerzas invisibles e irresistible que actúan sobre nosotros no hay nadie que pueda escapar o violar las leyes que hacen posible la vida ya que la llevan dentro de si, en su propia naturaleza

La presencia del V:. de la L:. S:. simboliza y nos recuerda permanentemente que el universo, representado también en nuestras logias, esta regido por esa inteligencia infinita que denominado el Gran Arquitecto del Universo. Estas leyes son sagradas, no en un sentido religioso, sino porque en forma inexorable sobre todas las cosas, nadie puede evadir las consecuencias de obedecerlas o no.

La ley es el centro de todo y ante la ley sagrada es forzoso inclinarse con humildad y reverencia, de donde deviene que en toda logia masónica que pretende ser una reproducción del universo, nunca podrá faltar en su centro un símbolo de la ley sagrada; tengamos presente que francmasón no quiere decir ateo, ellos no tienen cabida entre nosotros, sino persona que cree en algo mas vasto; que busca y estudia permanentemente y no limita su creencia a una concepción estrecha sin principios filosóficos; no debe desmayar en su investigación acerca del perfeccionamiento espiritual a fin de darse cuenta de la luces reales, para hacerse mas útil a sus hermanos sin consideración de castas o confesiones.

Por lo expuesto, la francmasonería no infringe la libertad de conciencia de los HH:., siempre y cuando sepan entender y observar el espíritu que representa el volumen de la ley sagrada quienes se mantengan escépticos y reticentes se fundan sobre una irrealidad a la que son conducidos simplemente por un sentido de soberbia contra toda sumisión a una ley o voluntad divina.

 

II “PERFECTOS”

Se nos enseña que 3 HH:. rigen una logia; 5 la forman y 7 la hacen perfecta

Nuestro ritual de aprendiz nos enseña que de estos 7 HH:. , 3 son oficiales y 4 oficiales secundarios.

Partiendo del aforismo que nos dice: “Tal como es arriba, es abajo” las dignidades y oficiales de la logia personifican distintos aspectos, facultades y actividades del universo o de nuestro propio ser; como la francmasonería es una sabia escuela que trata de lograr la evolución espiritual de sus adeptos, para ella lo mas importante es el hombre mismo, mediante la posición de los 7 oficiales: 3 principales, 3 subordinados y uno menor adicional que sirve de conexión con el mundo exterior. Ellos representan 7 aspectos o facultades de conocimiento psicológicamente interno y coordinado en una unidad para constituir una logia perfecta.

El Venerable Maestro, en el hombre es el principio espiritual que en el reside, el cual es la cima y raíz de su ser y del cual depende todas sus facultades subordinadas simboliza la sabiduría del G:.A:.D:.U:., representado por su columna de orden jónico. Su joya es la escuadra, símbolo de rectitud, moralidad, equidad e imparcialidad

El Primer Vigilante, personifica el alma, el principio psíquico o anímico del hombre; su columna corresponde al orden dórico, que denota fuerza; su joya es el nivel, símbolo de la igualdad.

El Segundo Vigilante, representa el entendimiento humano; su columna corresponde al orden corintio, que denota belleza; su joya es la plomada, que denota rectitud.

El H:. Leadbeater escribe: “los oficiales preeminentes de la logia, el V:.M:., el P:.V:. y el S:.V:. representan la divina o espiritual trinidad, residente en el G:.A:.D:.U:. y también en el hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios…”

Los tres oficiales auxiliares y el guarda templo exterior, quienes con los tres principales completan la septena ejecutiva, representan las energías de los tres grandes oficiales trasmitidas a las facultades mas bajas del organismo del hombre. El primer diacono, es el eslabón entre el espíritu y el alma, su joya es el mazo que simboliza la fuerza de la conciencia el segundo diácono, es el eslabón entre el alma y la mente; su joya es la trulla, que simboliza el amor fraternal y el afecto; el guarda templo exterior , es la naturaleza sensorial externa (física); su joya es una espada desnuda, que significa vigilancia infatigable.

Es así como los 7 oficiales conformantes de la logia masónica tipifican el mecanismo de la conciencia humana y su permanencia en los trabajos de las tenidas, dan lugar a que el Capellán pueda declarar que los mismos han sido “Perfectos”, pues la falta de uno de ellos invalida esta declaración y los anula.

 

III “REGULARES”

La regularidad de cada una de las logias conformantes de la Gran Logia del Perú está representada por la exhibición de la carta constitutiva, que la otorga a una mínimo de 7 HH:.MM:.MM:.,llamados “Hermanos Peticionarios”, y que la obtienen después de cumplir con los requisitos señalados en la constitución.

En cierto momento de nuestra iniciación se nos dijo: “como vuestra iniciación os ha significado el pago de ciertos derechos, justo es que sepias con qué autoridad trabajamos; ésta es nuestra carta constitutiva expedida por la Gran Logia del Perú que legitima y regulariza nuestros trabajos, la misma que podéis examinar en esta o en cualquier otra oportunidad” ; en este trabajo no podemos analizarla minuciosamente, pero trataremos de hacer, es una apretada síntesis un comentario de su hermoso y sabio contenido.

En ella leemos que: “La Gran Logia del Perú, teniendo plena fe y confianza en los conocimientos y fidelidad de dichos hermanos (Los Peticionarios) los autoriza y faculta, así como a sus asociados y sucesores legales para que se reúnan y formen una logia verdadera y regular de los antiguos, libres y aceptados masones”.

Creo necesario hacer presente, que el texto de la carta constitutiva, al igual que los juramentos que realizamos frente al altar de la logia, son los únicos que no son símbolos en francmasonería. La Gran Logia los hace depositarios de su plena fe y confianza, tanto por sus conocimientos, su prudencia y sobre todo por la fidelidad de dichos HH:. Peticionarios y en demostración de ello les concede la enorme responsabilidad de conformar una logia verdadera dichos HH:. Deben justificar en todos los actos de su vida futura, el alto honor que se les confiere, al igual que la sagrada responsabilidad de que son depositarios

Continuando leyendo una carta constitutiva: “La gran logia les concede plenos poderes y autoridad para elegir e instalar sus dignidades y oficiales, y de conferir los tres grados de la antigua fraternidad: aprendiz, compañero y maestro, conformado todos sus procedimientos a la constitución, estatutos y reglamentos de la gran logia y a sus mandatos y decretos.

Es así como la gran logia les concede autonomía, no solo para dirigir a sus dignidades y oficiales, sino que también delega en ellos la facultad de conferir los tres grados de la francmasonería simbólica; pero siempre y cuando todos sus actos se ajusten a lo señalado en nuestra constitución, estatutos y a todo los mandatos y decretos que emanen de la gran logia.

Y por ultimo, resaltaremos aquella parte que dice: “queden los HH:. peticionarios comprometidos a no desertar por ningún motivo de sus propia logia ni a ser, bajo ningún pretexto, reuniones separadas o cismáticas, ni a introducir otras ordenes de masonería que las sancionadas por la gran logia del Perú a presentarle leal fidelidad, exigiéndola a la vez de los nuevos miembros iniciados, afiliados o regularizados”.

La carta constitutiva compromete a los HH:. Peticionarios a no desertar por ningún motivo de su propia logia, salvo el caso de cambio de residencia permanente a otro valle o que se produjera un abatimiento de columnas, también se compromete a no introducir otras ordenes de masonería que las sancionadas por la gran logia del Perú y sobre todo, se comprometen a prestarle leal fidelidad y exigírselas a cada uno de los nuevos miembros, ya sean iniciados, afiliados o regularizados.

Tal es pues la tercera exigencia por la regularidad de los trabajos, en la declaración, por el H:. Capellán que ellos sean realizados “regulares” por la permanencia exhibiéndose la carta constitutiva de la logia.

IV CONCLUSIONES”

Es responsabilidad de todo francmasón bien iniciado, rectamente encaminado y de severa moral, velar por el fiel cumplimiento de los compromisos a que nos obliga nuestros juramentos referidos frente al altar, el no hacerlo permite que la escala de valores morales, base fundamental de la francmasonería, desaparezca en medio de una oprobiosa mediocridad la tolerancia así mal entendida se convierte en complicidad.

Las conclusiones finales del H:. Capellán son las únicas que obligatoriamente, deben aprobarse por unanimidad, siempre y cuando durante todo el desarrollo de la tenida se hayan dado los tres elementos señalados en este trazado de no haber sido así, no solo no procede su aprobación, si no que la tenida se considera nula para todos sus efectos, con grave responsabilidad para quien presidio los trabajos y del capellán, que en su calidad de fiscal no debió permitir que dicha tenida se lleven a cabo.

 

Este post fue escrito por:

- ha escrito 280 noticias en logiaparthenon.com.


Póngase en contacto con el autor

Deja un comentario






Archivos

Visitantes